happiefully

happiefully:

Gustavo Díaz Ordaz ordenó la matanza de los estudiantes durante la marcha de Tlatelolco el 2 de Octubre de 1968.
Mandó al escuadrón Olimpia a encabezar la matanza, todos vestidos de civiles como si se trataran de un puñado de manifestantes más que buscaban la igualdad y justicia para el pueblo mexicano, ellos portaban la crueldad entre los dedos, forrada por un guante blanco.
Uno de los líderes del CNH anunció que se cancelaba la marcha para evitar confrontaciones con los soldados y granaderos que esperaban en las calles aledañas.
Fue cuando un helicóptero del ejercito sobrevoló el lugar, y dos luceros verdes cruzaron el cielo a las seis de la tarde. Bengalas que anunciaban el inicio de una catástrofe.
¡FUEGO!
Los granaderos y soldados bloquearon las salidas, y todos los que estaban presentes murieron acribillados ante un acto de crueldad y cobardía.
Esa madrugada, oficiales del ejército se encargaron de limpiar los restos de la masacre. Como si se tratara de agua, de pintura, de tinta. Y por la mañana, nadie podría adivinar que MILES de vidas habían sido cobradas en ese mismo lugar horas antes.